Confirma gobernador que 70% de Tabasco está bajo el agua

Simón Hernández

Jorge Ramos Pérez y Roberto Barboza/ enviado y corresponsal
El Universal
Villahermosa, Tabasco
Martes 30 de octubre de 2007

Andrés Rafael Granier Melo, gobernador de Tabasco, admitió esta tarde que el 70% de la entidad está hoy cubierta por agua.

El mandatario estatal recordó que 34% de la geografía tabasqueña es agua, pero ahora con las lluvias su superficie cubierta se elevó a 70%.

El general Guillermo Galván Galván, secretario de la Defensa Nacional, le dijo al gobernador que por experiencia propia sabe que esta problemática puede escalar a otros niveles más riesgosos, por lo que le ofreció el respaldo de la dependencia a su cargo.

Jesús Manuel Domínguez
El Heraldo de Tabasco
Villahermosa, Tabasco
30 de octubre de 2007

Ante el desbordamiento de los ríos de la Sierra y Grijalva, las protecciones de costales resultaron insuficientes para contener los embates de la indomable corriente, por lo que personal de la Secretaría de Marina desalojó a las familias de Gaviotas Sur y la ranchería Torno Largo, quienes se resistían a dejar sus viviendas.

Los colonos de los sectores Coquitos, Valle Verde, El Monal y Armenia en Gaviotas Sur, así como las diferentes secciones de Torno Largo continuaron desde las primeras horas de ayer rellenando costales con arena para formar barricadas y evitar que el nivel del agua dentro de sus casas siguiera en aumento.

Sin embargo, todos los esfuerzos resultaron inútiles, ya que debido a la incesante lluvia y el escurrimiento de enormes caudales por la turbinación en las presas de la Cuenca del Alto Grijalva, los ríos desbordaron con tal fuerza que los bordos de contención fabricados con costales fueron superados y prácticamente arrastrados.

Principalmente, en la colonia Jardines del Cidral de Gaviotas Sur y Torno Largo segunda y cuarta sección, donde la intempestivo corriente, en busca de salida, atravesó hectárea tras hectárea de potreros pasando por encima de la carretera hasta bloquear por varios kilómetros el acceso en algunos puntos de la cinta asfáltica a los vehículos menos pesados.

Muchas familias se resistían a dejar sus hogares para no ser presa de la rapiña que ante esta clase de lamentables eventos suele hacer leña del árbol caído, sin embargo no les quedó otra alternativa que tomar sus últimas pertenencias y encaminarse a los albergues para guarecerse, recibir alimentación y atención médica.

Personal de la Marina asistió a estas personas, ayudándoles a sacar en cayucos o al hombro y con el agua a la cintura sus camas, mesas, sillas, roperos, diferentes aparatos eléctricos, así como animales de traspatio, entre gallinas, pavos, patos y cerdos y en un camión de la propia secretaría los llevaron hacia tierra firme o bien a las casas de familiares o amigos que aún no se van al agua por completo.

A estas alturas un gran número de viviendas se encuentran anegadas y el agua alcanza más de un metro, incluso alcanzó los pequeños terraplenes o entarimados construidos por los pobladores a fin de salvaguardar sus pertenencias, por lo que resulta imposible para las familias permanecer ahí y debieron buscar protección.

No obstante, aquellas familias que tienen casas de dos plantas permanecen en la parte superior aguardando que amaine el mal tiempo, aun a costa de su propia seguridad y arriesgando no sólo a perder sus cosas, sino hasta la vida en determinado momento puesto que los pronósticos revelan la continuidad de las lluvias al menos en las siguientes 24 horas.

Los habitantes de todos estos lugares viven un panorama completamente desolador, sobre todo algunas comunidades que aún siguen esperando el apoyo de las autoridades municipales y estatales.

Ejemplo de ello son los habitantes del sector Monal segunda sección, quienes se quejaron de la falta de atención por parte del municipio de Centro a pesar de que hace ya varios días sus viviendas permanecen inundadas.

A decir de los propios lugareños, tan solo en esta comunidad, hay cerca de cien casas entre el agua y sus propietarios decidieron abandonarlas para no seguir pasando penurias, pues no soportaron más seguir durmiendo entre la frialdad que despide el agua que las rodea.

En pequeñas balsas improvisadas con tablas y bloques de unicel niños, jóvenes y padres de familias, -principalmente mujeres- de la comunidad sacaron de entre las viviendas sus pertenencias más indispensables, lamentando sacar a la intemperie sus televisores y equipos de sonido bajo tremendo aguacero porque a fin de cuentas las perderán.

“Necesitamos el apoyo del Ayuntamiento o del gobierno del estado porque nuestras cosas se van a echar a perder con tanta agua, ojalá y puedan escuchar nuestras súplicas”, señalaron en grupo ante los representantes de este matutino.

Hasta el momento las brigadas médicas que atienden a los damnificados en los albergues desde el pasado, solo han atendido a personas con enfermedades respiratorias y problemas de micosis; en el sector El Monal Quinta sección se presentó el caso de una joven posiblemente afectada por dengue.

La coordinadora de este refugio temporal, ubicado en la escuela primaria Benito Juárez de Gaviotas Sur quinta sección sector El Monal, Araceli Rodríguez Cerino, señaló que están alojadas alrededor de 90 personas que reciben las tres comidas, cobertores y se les brinda la atención médica y los medicamentos necesarios de acuerdo a los síntomas que padecen con prioridad a los niños y adultos mayores.

Dijo que en su mayoría, la gente está padeciendo resfriados, calentura y gripe y desde que arribaron los médicos no se han registrado problemas de salud fuertes, solamente el caso de una joven con dengue que fue sometida a observación para determinar si se trata de dengue clásico o hemorrágico.

“Eso es lo más grave que se nos ha presentado, por lo general tenemos presencia de padecimientos comunes como temperatura y comezón en los pies”, expuso.En tanto, los conjuntos habitacionales situados en el corredor Parrilla-Playas del Rosario, sobre la carretera a Teapa, se encuentran también entre el agua.

Fraccionamientos como El Encanto, Topacio y Villa Floresta por ejemplo, sufren los estragos de las anegaciones originadas por las fuertes lluvias y el desborde del río de la Sierra y los cuerpos lagunares que hay en el entorno, aunque por el momento no ha sido necesario evacuar a los habitantes.

De igual forma algunas comunidades de Jalapa, colindantes con el municipio de Centro, tal es el caso del poblado Astapa, tienen severos problemas por inundación, tan es así que un grupo de vecinos se juntaron para rentar una carpa con sus propios recursos para refugiarse y preparar sus alimentos, pues según comentaron el alcalde de esta comuna, Antonio Priego Jiménez ni siquiera ha puesto un pie en las rancherías, villas y poblados afectados por el mal tiempo.

VER GALERIA DE IMAGENES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: